Cristo es el camino, la verdad y la vida

El Señor Jesús está vivo

El Señor Cristo Jesús, esta vivo, no muerto como en constantes veces se le ve en este mundo por medio de imágenes idolatras que se usan como amuleto, como bien antes hablabamos en el tema anterior.

Muchas personas olvidan que Cristo se sacrificó para el perdón del mundo, no he conocido a nadie más que muera por alguien ajeno, aún cuando éste le haya hecho algún mal. El hecho es que sólo uno lo hizo y bien lo recalco, ese fue nuestro Señor Jesús. Abre tu corazón, acéptale, buscale y alabalo porque con su amor, te hará ser salvo, guarda su palabra, guarda los mandamientos de Dios, muchas veces nosotros mismos los que ya hemos tenemos los ojos abiertos por nuestro Señor Jesús, caemos a pecado y tentaciones, debemos mantenernos firmes a la promesa, pedirle perdón a Dios y a nuestro Señor y seguir adelante, evitar caer a la perdición, Satanás es el principe de este mundo y el sólo es muerte, muchas sectas o grupos lo adoran, incluso por medio de engaño, prende a más personas a que se salgan de los rectos caminos de Dios, como es el caso de la apostasía. Hermanos mantengámonos firmes, pidamos perdón, clamemos antes de que sea demasiado tarde, Jesús nos quiere salvar, Él mismo dijo que ningún alma perdería, por lo mismo, supliquemos que estemos en el Libro de la Vida del Cordero, que podamos ir al encuentro de nuestro Señor que ya está a la puertas. 

JESÚS MISMO NOS DICE EN SU PALABRA: 

"En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.
Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino. Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino? Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto. Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre? ¿No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras. Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras. De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré. Si me amáis, guardad mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros. Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis. En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros. El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. Le dijo Judas (no el Iscariote): Señor, ¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo? Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió. Os he dicho estas cosas estando con vosotros. Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho. La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo. Habéis oído que yo os he dicho: Voy, y vengo a vosotros. Si me amarais, os habríais regocijado, porque he dicho que voy al Padre; porque el Padre mayor es que yo. Y ahora os lo he dicho antes que suceda, para que cuando suceda, creáis. No hablaré ya mucho con vosotros; porque viene el príncipe de este mundo, y él nada tiene en mí." 
(Juan 14:1-30)

Bienvenido, tu eres el 2927 visitantes (7056 clics a subpáginas) en ingresar a esta web
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=